La energía eléctrica o electricidad es la corriente de energía que se origina de la diferencia de potencial eléctrico entre dos puntos determinados, cuando se los pone en contacto mediante un transmisor eléctrico.

Da igual que compania de luz que tengamos contratada, la corriente es la corriente.

Dicha corriente consiste en la transmisión de cargas negativas (electrones) a través de un material propicio para ello, como suelen ser los metales, desde el punto de su generación (y/o almacenamiento) hasta el punto de consumo, que usualmente la aprovecha para convertirla en otras formas de energía: lumínica, mecánica o térmica.

En la vida cotidiana, la energía eléctrica que consumimos proviene de un tendido o una red eléctrica, a la cual accedemos mediante enchufes o tomacorrientes, así como de la instalación de circuitos eléctricos en nuestros hogares, como los que activamos al encender un interruptor de la luz. Esta red es alimentada por las empresas que proveen de dicho servicio, las cuales suelen estar a cargo de la generación y distribución de la electricidad en las ciudades, regiones o países enteros.

La electricidad existe en la naturaleza y forma parte importante de numerosos procesos biológicos, entre los cuales figura el propio cuerpo del hombre. Las neuronas de nuestro cerebro y los impulsos nerviosos de nuestra médula espinal, por ejemplo, son de naturaleza eléctrica, tal y como lo es la pequeña descarga que ciertas anguilas son capaces de transmitir al sentirse amenazadas. Otro perfecto ejemplo de ello son las tormentas eléctricas, en las cuales se producen relámpagos.

El campo de la física encargado del estudio de este tipo de energía es la física eléctrica o electricidad, y data del siglo XVIII, si bien hay antecedentes rastreables desde las épocas antiguas.

Energía electrica

La electricidad estática se produce por la fricción de dos cuerpos al cargarse eléctricamente.

Podemos hablar de distintas formas de electricidad:

  • Básica. La producida por el contacto de una carga positiva y una negativa, es el tipo de corriente que empleamos en nuestros aparatos de uso cotidiano y que permite el funcionamiento de los bombillos.
  • Estática. Aquella producida por la fricción de dos cuerpos susceptibles de cargarse eléctricamente, como ocurre al frotar un peine con un pañuelo de ciertos materiales, o al acercar un brazo a la pantalla de un televisor antiguo.
  • Dinámica. De la mano con otras formas de energía como la química, es la forma de electricidad manejable y controlable, a partir del flujo constante de electrones por medio de un conductor.
  • Conductual. Aquella corriente eléctrica que se mantiene en continuo movimiento por los conductores, como ocurre en los circuitos.
  • Electromagnética. La electricidad propia de los campos electromagnéticos, como en los grandes imanes industriales.

Por otro lado, se conocen dos formas de corriente eléctrica, gracias a las experiencias y estudios de Nikola Tesla: la corriente ordinaria y la alterna, siendo esta última la que varía cíclicamente en su magnitud y sentido.

  1. ¿Para qué sirve la energía eléctrica?

La gran potencia de la electricidad es su capacidad de transformación en otras formas de energía, por lo que es un recurso sumamente versátil. Puede alimentarse con energía eléctrica a una máquina que realice determinadas tareas, tanto físicas como de cálculo, o iluminar una habitación con un bombillo, o calentarlo durante el invierno gracias a una resistencia.

  1. ¿Cómo se produce la energía eléctrica?
Energía electrica

Las instalaciones solares convierte la energía calórica del sol en energía eléctrica.

Existen diversas formas de generar la energía eléctrica, proceso que normalmente se lleva a cabo en una central eléctrica, o en pequeñas cantidades en dispositivos especializados.

  • Instalaciones solares. Convierten la energía calórica del sol en energía eléctrica, mediante un sistema de paneles que reciben las radiaciones directamente (ver: energía solar).
  • Centrales eléctricas. Producen la electricidad a partir del giro de turbinas empujadas por vapor de agua, calentada mediante diversas combustiones: de carbón, de hidrocarburos, reacciones nucleares, el calor de la tierra, etc.
  • Recursos renovables. Existen también centrales eléctricas que aprovechan las caídas de agua (hidroeléctricas), o los fuertes vientos (eólicas) para movilizar sus turbinas y generar electricidad.

Una vez producida esta electricidad, se transmite a través del tendido eléctrico a las ciudades e instalaciones que la requieran o es almacenada en diversos tipos de circuitos.

Algunos ejemplos cotidianos del uso de la electricidad son:

  • La iluminación urbana. La integración de la energía eléctrica a las localidades supuso toda una revolución, que sustituyó a las farolas de gas y permitió expandir el horario de la vida urbana numerosas horas más.
  • El uso de un TV. De esta forma como algún electrodoméstico alimentado por medio de el enchufe a la red eléctrica zonal: una licuadora, un microondas, una tostadora, etc.
  • Los desfibriladores doctores. En las salas de urgencias se emplean estos aparatos que acumulan voltaje eléctrico y aceptan descargarlo sobre el cuerpo de pacientes en paro cardíaco, para reactivar sus pulsos. Los relámpagos.
  • A lo largo de una tormenta eléctrica, la distingue de potencial eléctrico entre el suelo y el aire es tal, que se desarrollan descargas compensatorias, conocidas como relámpagos. Tenemos la posibilidad de observarlos a fácil vista.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *